El periódico de Soy su voZ

Soy su voZ

22/04/2024

Edición 11

BOLETÍN INFORMATIVO

Abril 2024

LAS 5 EXCUSAS FAVORITAS DE LOS AYUNTAMIENTOS PARA NO CUMPLIR SUS OBLIGACIONES LEGALES EN MATERIA DE COLONIAS FELINAS

1. “No se ha hecho el Reglamento de Desarrollo de la Ley 7/2023, por lo que de momento no tenemos obligación legal”

RESPUESTA

La Ley 7/2023 es clara en lo que respecta a las colonias felinas, por ende, no es necesario desarrollo reglamentario en materia de colonias felinas para que los Ayuntamientos cumplan con sus obligaciones legales en este ámbito.

2. “No se ha creado el Protocolo Marco autonómico con los procedimientos y requisitos mínimos que sirvan de referencia para la implementación de Programas Municipales de Gestión de Colonias Felinas”

RESPUESTA

El artículo 39.1 de la Nueva Ley Estatal 7/2023 establece los aspectos mínimos que deben incluir los Programas Municipales de Gestión de Colonias Felinas, los Ayuntamientos pueden desarrollar los Programas Municipales de Gestión de Colonias Felinas en base a los contenidos mínimos contemplados en la Nueva Ley Estatal, en consecuencia, no es necesario el Protocolo Marco autonómico para el desarrollo de los Programas Municipales de Gestión de Colonias Felinas.

3. “No se ha actualizado el contenido de la Ley autonómica de protección animal de la CCAA a la que pertenece el municipio, al contenido de la Ley 7/2023”

RESPUESTA

La Nueva Ley Estatal 7/2023 es una Ley de mínimos, y se aplica en todo aquello que regule siempre y cuando mejore el contenido de la Ley Autonómica de protección animal.

No existe ningún punto en la Nueva Ley Estatal 7/2023 que diga que las leyes autonómicas han de ser modificadas y adaptadas en base al contenido de ésta.

Además, la Disposición Derogatoria Única de la Nueva Ley Estatal 7/2023 dice: “Quedan derogadas cuantas disposiciones, de igual o inferior rango, se opongan a lo dispuesto en esta ley”, por lo tanto, no es necesaria la actualización del contenido de la Ley autonómica para el desarrollo de los Programas Municipales de Gestión de Colonias Felinas.

4. “No se ha actualizado el contenido de la ordenanza municipal de protección animal”

RESPUESTA

Para empezar a trabajar en un Programa de Gestión de Colonias Felinas simplemente es necesario que sea aprobado en pleno (con independencia de que, paralelamente, se trabaje en la regulación del Programa, bien para incluirlo dentro de la normativa municipal o bien como anexo a la misma).

Además, las ordenanzas están por debajo de las leyes y normalmente recogen lo que éstas disponen, es decir, se adaptan a ellas. En base a ello, no es necesaria la actualización de la ordenanza municipal de protección animal para el desarrollo de los Programas Municipales de Gestión de Colonias Felinas.

5. “No tenemos dinero y/o presupuesto económico para la gestión de las Colonias Felinas”

RESPUESTA

La Ley 7/2023, de 28 de marzo, de protección de los derechos y el bienestar de los animales entró en vigor el 29/09/2023 con una carencia de 6 meses, ¿Qué se ha hecho desde entonces para conseguir presupuesto o ampliar, en su caso, el que ya se tenía?

El artículo 39.2 de la Nueva Ley Estatal 7/2023 dice: “La Administración General del Estado establecerá líneas de subvención en favor de las entidades locales para el cumplimiento de sus obligaciones con respecto a las colonias felinas”, ¿Se ha solicitado?

El artículo 39.3 de la Nueva Ley Estatal 7/2023 dice: “Para el cumplimiento de las obligaciones establecidas en la presente ley, las administraciones locales podrán recabar el apoyo de las diputaciones provinciales“, ¿Qué se ha hecho al respecto?, ¿Se ha solicitado apoyo económico?

La Ley reguladora de las Haciendas Locales regula en sus artículos 177 y siguientes las formas legales en que un Ayuntamiento puede conseguir una partida presupuestaria, bien mediante un crédito extraordinario, suplementos de crédito, créditos ampliables…, ¿Qué se ha hecho al respecto?

Alegar que no hay dinero para la gestión de las colonias felinas, obligación de los Ayuntamientos por Ley y, en contraste, dotar en los presupuestos municipales una partida para fiestas y festejos, sin que ello suponga obligación legal alguna, plantea dudas razonables sobre la legalidad y la equidad en la distribución de los fondos municipales, ¿Realmente no hay dinero o podríamos estar ante un reparto de fondos públicos constitutivo de un presunto delito de malversación de fondos?