El periódico de Soy su voZ

Soy su voZ

22/01/2024

Edición 08

BOLETÍN INFORMATIVO

Enero 2024

BIENESTAR ANIMAL:

LAS CINCO LIBERTADES DE BRAMBELL

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA), en concordancia con el Código Terrestre, define el bienestar animal como el estado físico y mental de un animal en relación con las condiciones en las que vive y muere.

Dentro de las directrices de esta Organización, destacan las «cinco libertades», que describen los derechos de los animales bajo la tutela humana. Estas libertades incluyen la garantía de que los animales estén libres de hambre, sed, desnutrición, temor, angustia, molestias físicas y térmicas, dolor, lesiones y enfermedades, así como la posibilidad de manifestar comportamientos naturales.

En este contexto, se considera que un animal se encuentra en condiciones óptimas de bienestar cuando experimenta salud física y mental, recibe una alimentación adecuada, se encuentra en un entorno seguro, tiene la libertad de expresar comportamientos innatos y no padece sensaciones de dolor, miedo o angustia.

La celebración de la Cabalgata de Reyes se ha convertido en una tradición cultural en muchos municipios y localidades, sin embargo, el empleo de animales en este evento nos plantea preocupaciones éticas fundamentales que no deben pasarse por alto en nombre de la diversión y la festividad.

En la mayoría de los casos, los animales que participan en estos eventos se ven sometidos a condiciones que afectan negativamente su bienestar físico y emocional. Las multitudes en las calles, el ruido ensordecedor, las luces intermitentes y el uso de fuegos artificiales contribuyen a un entorno estresante e impredecible para estos seres, incrementando el riesgo de lesiones tanto para ellos como para los espectadores presentes.

Ante estas consideraciones, se hace evidente la necesidad de replantear la inclusión de animales en estos eventos, buscando alternativas que mantengan la tradición festiva sin menoscabar la integridad y el bienestar de ningún ser vivo.

Suprimir su participación no implica renunciar a la tradición, sino evolucionar hacia prácticas más éticas, y adoptar cambios que reflejen una sociedad más respetuosa con las demás formas de vida.

Esta decisión va más allá de ser un simple gesto de empatía hacia los animales; es un acto educativo dirigido a los niños:

  • Fomentando la idea de que la diversión y la celebración no deben depender del uso de seres vivos con propósitos meramente decorativos.
  • Transmitiendo un valioso mensaje sobre la responsabilidad y el respeto hacia los demás seres vivos.

La Cabalgata de Reyes puede transformarse en un espectáculo centrado en la creatividad artística, la música y la danza, sin depender de la presencia de animales para su éxito.

La verdadera magia de la Navidad radica en la empatía y el respeto hacia los demás, incluyendo también a los animales.