3

POSICIONAMIENTO AVEPA

 

GEMFE, Grupo de Estudio de Medicina Felina de AVEPA
AVEPA, Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales
 
 
1. PROGRAMAS CER/CEVR
Los gatos asilvestrados son animales bien adaptados a las características territoriales de los núcleos urbanos. Se asocian en colonias localizadas formadas por la reunión de varias hembras que crían cachorros entre todas proporcionando alimento a todos los individuos, y también por un bajo número de machos con carácter reproductor. Se asientan en territorios en base a la existencia de recursos esenciales para ellos como comida, bebida, y refugios para inclemencias meteorológicas y agresiones externas.
 
El gato de colonias, denominado feral, no es un animal sin hogar, su hogar es ese territorio. Son gatos sin experiencias previas de contacto con humanos por lo que, ante la presencia de estos, se esconden.
 
El exceso de recursos ha hecho que el crecimiento de estas colonias sea exponencial. Como consecuencia se ha generado una preocupación social por la posible problemática higiénico-sanitaria, siendo frecuentes las creencias erróneas de que las colonias de gatos pueden ocasionar un deterioro de las condiciones de salubridad del entorno, riesgos para la salud, riesgos medioambientales para otras especies, y conflictos con la convivencia humana, sobre todo por los ruidos que producen los gatos machos principalmente en épocas de apareamiento, y por el olor a las feromonas que contienen felina, usadas como marcaje territorial por estos machos reproductores.
La gestión ética de las colonias felinas consiste en la captura y control sanitario de gatos ferales, su esterilización, marcaje, y retorno a su colonia de origen.
Los programas CER/CEVR (captura esterilización vacunación retorno) son la base y la mejor herramienta para controlar la población de las colonias urbanas felinas y mantener su salud. Son procesos dinámicos que requieren un grado importante de compromiso y dedicación.
 
Permiten:
a) Mejorar el bienestar de los gatos al disminuir el estrés dentro del grupo.
b) Controlar la agresividad entre gatos.
c) Bajar la prevalencia de enfermedades infecciosas.
d) Evitar el crecimiento exponencial de la población debido a la presencia de gatos sexualmente activos.
 
Se requieren varias condiciones para tener éxito: una o varias personas responsables de la colonia preferentemente en colaboración con entidades de protección animal existentes en la zona el apoyo de las administraciones al trabajo de las personas que alimentan a los gatos, la esterilización de todos los gatos de la colonia en el menor tiempo posible, el control estricto del grupo para detectar la aparición de nuevos gatos ( abandonados etc) y la adopción/acogida de aquellos gatos que sean sociables con humanos o que tengan posibilidades de socialización.
Los gatos insociables con humanos deben permanecer en la colonia y no deben ser llevados a un refugio.
Esta estrategia ha demostrado un descenso importante en las entradas y eutanasias en refugios y centros municipales locales.
 
2. ESTERILIZACIÓN
Se recomienda la esterilización quirúrgica de hembras y machos como la medida más eficaz para el control poblacional de un territorio, y como método de control de estrés y de enfermedades infecciosas. La evidencia recomienda una tasa de esterilización del 75% de la población para lograr ese control poblacional.
También existen evidencias de que el momento de esa  esterilización sea lo más temprano posible, hablando del concepto de esterilización temprana entendiendo esta como la esterilización realizada a animales prepúberes, alrededor de los 4 meses de vida, incluso en animales de menor edad. Se estima que el límite de seguridad para la realización de la práctica serán unos 300 gramos de peso del animal.
La esterilización a edades tempranas tiene una serie de beneficios individuales para los gatos como son la menor incidencia de problemas comportamentales como micciones en lugares inadecuados o agresividad, menor incidencia de enfermedades como asma bronquial o cistitis idiopáticas, disminución de un 93% de la incidencia de carcinoma mamario y de patologías reproductivas como la piómetra o distocias.
Desde el punto de vista de la propia técnica de esterilización, la recuperación de los animales de la intervención es mejor y mas rápida. La esterilización tiene que ser realizada con unas garantías técnicas que aseguren la inocuidad del procedimiento. Se deben asegurar las máximas garantías en los procedimientos tanto propiamente quirúrgicos como anestésicos y adaptarlos a la situación de colectividades..
Así mismo, esta evidencia científica ha demostrado que existen falsos mitos con respecto a esta práctica de la esterilización temprana cuando se deba realizar como que aumenta el porcentaje de obesidad de los gatos, que crecen menos o que padecen patologías como consecuencia del menor tamaño de los órganos sexuales secundarios, ya que no aumenta la incidencia de dermatitis perivulvares o enfermedades urinarias de vías bajas.
 
3. TESTAGE FeLV/FIV
No se recomienda testar a todos los gatos de una colonia frente a los retrovirus felinos (FeLV y FIV). Se considera mucho más útil destinar esos recursos a esterilizar a todos los gatos, vacunarles, darles una buena alimentación y desparasitarles con regularidad.
La incidencia de estos virus es baja en la población general (3 7% según países) y al esterilizarles disminuyen enormemente las posibilidades de contagio pues desaparece la actividad sexual, la agresividad de origen sexual y no nacen cachorros, que son los más susceptibles a la infección. En su diagnóstico existe, además, la posibilidad de falsos positivos e infecciones regresivas, por lo que un solo test no es suficiente para confirmar la infección progresiva.
No se recomienda tomar decisiones en un gato clínicamente sano con un sólo resultado positivo o negativo en una de estas pruebas. Es posible que sea necesario testar en colonias con un gran numero de gatos enfermos, si bien antes se debe revisar el manejo de esa colonia: alimentación, desparasitación, gatos que puedan no haber sido esterilizados todavía. También puede ser necesario, puntualmente, realizar las pruebas a gatos enfermos que requieran cuidados veterinarios.
Tampoco se recomienda dedicar recursos, en el momento del CER /CEVR, a testar de forma generalizada a gatos sanos de la colonia frente a otras enfermedades infecciosas (virus de la panleucopenia felina, coronavirus felino etc. Estas pruebas pueden ser difíciles de interpretar y dar lugar a la eutanasia de individuos sanos. Su realización no aporta una mejoría en la salud de la población y no cambia decisiones.
 
4. IDENTIFICACION
Si es económicamente posible se identificará con microchip a los gatos en el momento de la esterilización. Si los recursos son limitados, es altamente recomendable tener un registro con imágenes fotográficas que identifiquen a todos los gatos de la colonia, la fecha de su esterilización, enfermedades y tratamientos, desparasitaciones etc. Este registro es de gran utilidad si una persona no familiarizada con los gatos debe comenzar a encargarse de la colonia. También sirve para detectar lo más rápidamente posible cualquier gato nuevo que aparezca, para su captura y esterilización en el menor tiempo posible.
 
5. VACUNACION
La panleucopenia infecciosa felina ( es una causa frecuente de alta mortalidad en colonias, sobretodo si están formadas mayoritariamente por gatos jóvenes.
Los virus que afectan al tracto respiratorio superior, herpesvirus felino tipo 1(FHV 1) y el calicivirus felino ( pueden causar problemas agudos y crónicos con repercusiones importantes sobre la salud y bienestar de los gatos a largo plazo. La presencia de signos clínicos de estos virus es considerado un marcador de estrés de la colonia.
Siempre que sea posible, en el momento de la esterilización se recomienda vacunar frente al FHV 1, FCV y FPV. Los gatos de colonia vacunados en estas circunstanci as muestran una respuesta inmunitaria buena y duradera. Aquellos gatos cuyo manejo lo permita, se pueden revacunar al año y luego cada 2-3 años para intentar conseguir una inmunidad de grupo y evitar epizootias.
Se deberá vacunar también frente a la rabia en aquellas zonas no libres de esta enfermedad. En el momento presente no se considera necesario recapturar a los gatos no sociables para revacunarles ya que el estrés que supone esta captura es demasiado elevado respecto al posible beneficio de la revacunación.
 
6. DESPARASITACION
Las colonias no controladas pueden presentar prevalencias altas de parasitosis, algunos de ellos con potencial zoonótico. Si es posible económicamente, en el momento de la esterilización se recomienda desparasitar a todos los gatos con un antiparasitario de amplio espectro para parásitos internos y externos. La desparasitación frente a parásitos internos debe realizarse como mínimo 3 - 4 veces al año y frente a parásitos externos todos los meses del año siempre que sea posible. Es imp ortante que los veterinarios a cargo de las colonias conozcan la prevalencia en su zona de los distintos parásitos internos y externos para adecuar el calendario de desparasitación y los medicamentos antiparasitarios más adecuados. Una colonia controlada bien desparasitada supone un riesgo mínimo para la salud pública.
 
7. ALIMENTACIÓN
Los puntos de alimentación son una pieza fundamental en el manejo de la colonia. Es necesario colocar un número adecuado de comederos distribuidos en varios puntos discretos, para minimizar el estrés asociado a la alimentación. Los comederos visibles pueden, además, fomentar el abandono en la colonia: personas sin formación suficiente piensan que allí el gato no deseado estará bien atendido y no pasará hambre.
El gato es un carnívoro estricto y al menos un 30% de su dieta debe estar formada por proteína de origen animal. Una mala alimentación puede dar lugar a la aparición de numerosas patologías.
Los gatos deberán ser alimentados con comida seca comercial de la mejor calidad que pueda permitirse económicamente. Las comidas húmedas, si no se comen en el momento pueden ser una fuente de insalubridad y mal olor.
Si la ración desaparece en 15 minutos deberemos aumentarla, sin embargo si al cabo de una hora todavía queda alimento deberemos disminuirla.
Si es posible, el agua debe ser cambiada a diario.
 
8. ELIMINACIÓN
Los gatos son depredadores solitarios y como tales necesitan un lugar adecuado para sus necesidades de eliminación. Las heces y orina tienen, también, una función de marcaje sexual y territorial. En el caso de las colonias controladas, están formadas por gatos esterilizados. No se produce marcaje por actividad sexual y al ser una población estable el marcaje territorial se reduce al mínimo. Aún así, en algunas colonias deberemos colocar bandejas de arena. Elegiremos una zona tranquila y reservada, que los vecinos no vean como molestia, alejada del paso de viandantes y de los puntos de alimentación (los gatos realizan sus necesidades lejos de sus fuentes de comida). Aunque es posible que algunos gatos no quieran utilizarlas,  seguramente minimicemos el número de eliminaciones en espacios públicos y privados. Evitaremos así una fuente de conflicto habitual de la presencia de colonias felinas urbanas. Donde no sea necesaria la colocación de bandejas de arena retiraremos, siempre que pueda realizarse de forma sencilla, el mayor número de heces del entorno cercano de forma regular para mantener una buena higiene. No obstante, en este punto es necesario recordar que los mayores responsables de la presencia de heces en jardines privados y espacios públicos son gatos con hogar que salen al exterior.
 
9. DESINFECCIÓN
Es una tarea fundamental para mantener la salud de la colonia y evitar conflictos derivados de malos olores y aspecto poco higiénico.
Aunque el gato es un depredador solitario, cuando se encuentra en grupo en un espacio limitado, se ve favorecida la aparición de enfermedades infecciosas.
Es importante una buena higiene para minimizar la transmisión de estas enfermedades y permitir convivir a un número mayor de gatos.
Los bebederos y comederos deben ser lavados con agua y jabón y desinfectados con regularidad.
Utilizaremos para la desinfección un agente eficaz frente a los dos virus más resistentes, el de la panleucopenia felina y el calicivirus felino. Desinfectantes adecuados son, entre otros, el hipoclorito sódico (dilución 1:32 el peroximonosulfato sódico el hipoclorito cálcico y el peróxido de hidrógeno acelerado.
Las casetas y material de aislamiento utilizado en invierno deben ser limpiados, desinfectados y/o cambiados con regularidad. Las personas responsables de la colonia deben lavarse y desinfectarse las manos al terminar su tarea. Se recomienda también tener material protector o ropa separada para esta actividad.
 
10. SEGUIMIENTO Y VIGILANCIA DE LA COLONIA
Para que el programa CER/CEVR sea efectivo se necesita también el seguimiento y supervisión de las colonias por parte de las personas responsables. Es necesario llevar el control de los nuevos gatos que puedan aparecer en la colonia y del estado de salud de los gatos pertenecientes a la colonia.
 

DESCARGA GUIA DE RECOMENDACIONES ACTUALES PARA EL MANEJO ÉTICO DE LAS COLONIAS URBANAS FELINAS 2020 - GEMFE-AVEPA

<a href=